Los inconvenientes de anular una tarjeta revolving

Anular una tarjeta revolving para los que la han contratado supone un verdadero quebradero de cabeza.

Muchas veces los usuarios no nos damos cuenta y estamos contratando un servicio bancario que nos puede suponer un problema grave de endeudamiento a futuro.

En este blog queremos ayudarte a entender lo que supone tener una tarjeta de este tipo y qué puede suponer.

Para entender esto hay que pararse a pensar en la definición y concepto de lo que supone disponer de una tarjeta de crédito al consumo.

A continuación recordamos brevemente de qué se trata.

La tarjeta revolving con sus ventajas y desventajas

Básicamente, es un producto bancario que funciona como una tarjeta de crédito con alguna que otra salvedad.

Cuenta con la ventaja de que te permite aplazar automáticamente el cargo de las compras que hayas realizado.

Por eso, a simple vista es muy atractivo su uso ya que te ofrece la posibilidad de poder pagar pero no se te carga en el momento la cantidad gastada.

Esto te facilita el pagar tus compras en cómodos plazos y es indiferente si no tienes dinero en ese momento en la cuenta asociada a la tarjeta, puesto que se aplaza su cargo a posteriori.

Al contratar la tarjeta de crédito, eliges una fecha para que se haga efectivo el cobro de todas las compras que hayas realizado durante un periodo de tiempo concreto sin intereses.

Cuando eliges la opción de revolving, significa que pagarás a plazos y con intereses. También puedes retirar dinero en cajeros automáticos, eso sí, siempre con intereses.

Así las cosas, si tienes absoluta convicción y control de tu dinero, la opción de la tarjeta revolving te puede resultar la más idónea.

Por contra, si aún no has contratado este producto bancario para aplazar los pagos con intereses y quieres anularlo, igual es bueno que pienses en los inconvenientes a la hora de hacerlo.

¿Por qué es complicado anular estas tarjetas?

Algunos de los obstáculos con los que se encuentran los usuarios de las revolving vienen por el tipo de interés, de entre un 20 o un 30 por ciento.

Lo que supone que muchas de estas personas se encuentran con deudas y no terminan de saldarlas.

Cuando llega el momento de anular la tarjeta, a lo adeudado se incluyen comisiones por distintos motivos o conceptos y reclamaciones de atrasos en los pagos.

Existe jurisprudencia a favor de los afectados por estos casos y ahí es donde podemos ayudarte desde el despacho de Celdrán Abogados.

Como especialistas en Derecho bancario te asesoraremos a la hora de reclamar tus derechos frente a una entidad bancaria para que puedas anular una tarjeta revolving en las mejores condiciones.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *