Especialistas en Preferentes

¿Qué es una acción/participación preferente?

Es un producto bancario de inversión complejo, que promete una alta rentabilidad sin una fecha de duración determinada y la cual se encuentra entre el producto de renta fija y el producto de renta variable, sin ser propiamente alguno de ellos.

Características Principales de las Preferentes

  • La remuneración final que se haya acordado dependerá de los beneficios que haya obtenido la sociedad que ha emitido las participaciones.
  • El plazo es indefinido, por lo que el emisor se suele reservar el derecho de cancelarlas a los cinco años.
  • No otorgan derechos políticos al inversor, es decir, carecen de voto y voz en la junta general.
  • Si se produjese una situación de concurso de acreedores, los inversores siempre estarán por delante de los accionistas.

¿Porque estos productos de inversión financiera ofrecidos por los bancos son abusivos y nulos en el 95% de los casos?

Se trata de productos de inversión financiera de carácter complejo, no aptos para consumidores e inversores conservadores, y que han sido comercializados en la gran mayoría de las situaciones por las entidades bancarias a sus propios clientes sin la información debida, ni de forma transparente. Ello ha provocado que multitud de personas con la confianza depositada en su entidad bancaria de toda la vida accediera a la copra de dichas acciones sin ser consumidores aptos para ellos.

Celdrán Abogados: Nuestro objetivo es recuperar el 100% de su inversión.

Te ayudamos, contacte con nosotros

Nulidad por error en el consentimiento
Por lo que podemos asegurar que estos contratos se realizaron sin uno de los requisitos fundamentales para la validad del mismo. Estamos hablando del consentimiento, el cual no puede estar viciado. Es decir el contrato será válido y por tanto desplegará todos sus efectos legales, si el mismo se ha realizado sin un error en su consentimiento, cuando aquel consumidor conocía perfectamente el contrato que firmaba y los efectos que este generaba.

Nulidad por incumplimiento de la directiva MIFID

La MIFID (Markets in Financial Instruments Directive) es una directiva europea que regula la prestación de servicios de inversión y, por lo tanto, afecta directamente a la forma en que las entidades de crédito o empresas de inversión informan, asesoran o venden productos financieros a sus clientes o potenciales.

Con el fin de impedir la comercialización de un producto considerado de elevado riesgo para una tipología determinada de cliente, MiFID obliga a las ESI a clasificar a los clientes en función de su conocimiento y experiencia, de su situación financiera y objetivos de inversión. Para realizar esta clasificación las entidades bancarias tienen la obligación de realizar:

  • Test de idoneidad: En este documento se buscan factores del cliente y sus circunstancias personales en el aspecto financiero y de la inversión, con el fin de determinar que el producto que se comercializa el idóneo para el cliente en cuestión.
  • Test de conveniencia: Tiene por objetivo determinar si el cliente comprende los riesgos de la inversión y, por tanto, el producto o servicio ofrecido o solicitado es adecuado.

Ello hace de obligado cumplimiento que estos dos hayan sido realizados con todas las garantías legales que marca la normativa. De no ser así dicho incumplimiento llevaría a la nulidad de pleno derecho de dicho producto.

¿Qué efectos tiene la nulidad de la participación preferente?

La consecuencia de que un contrato sea nulo, viene determinada por el Art. 1303 del Código Civil, en el que se dispone que “Declarada la nulidad de una obligación, los contratantes deben restituirse recíprocamente las cosas que hubiesen sido materia del contrato, con sus frutos, y el precio con los intereses, salvo lo que se dispone en los artículos siguientes. Por lo que la nulidad de contrato del producto de participación preferente en cualquiera de sus modalidades lleva aparejada directamente la devolución del 100% de lo invertido, más la condena en costas en la mayoría de los supuestos.