¿Cuándo y cómo liquidar el Impuesto de Sucesiones sin aceptar la herencia?

liquidacion impuesto sucesiones sin aceptar herencia

Es probable que muchas veces hayas oído hablar del dichoso Impuesto de Sucesiones, y de su diferencia de tipo impositivo dependiendo de la Comunidad Autónoma en la que se encontrase empadronado el fallecido.

Pues bien, a través de este artículo te vamos a contar la obligación legal de liquidar el impuesto de sucesiones sin aceptar la herencia, ya que en contra de lo que mucha gente piensa, la liquidación del Impuesto de Sucesiones tras el fallecimiento de una persona no va irremediablemente unido a la realización de Escritura de Herencia y Adjudicación.

Debemos de tener muy claro el plazo que la ley nos otorga para liquidar el Impuesto, el cual es de seis meses desde la fecha del fallecimiento. Antes de esos seis meses hemos debido de obtener toda la documentación suficiente y necesaria para elaborar, a través de medios telemáticos, el Impuesto de Sucesiones (modelo 650), en dicho impuesto hay que dejar constancia de todos y cada uno de los bienes urbanos, rústicos, vehículos, seguros de vida, saldo de todas las cuentas bancarias de titularidad del fallecido en la fecha del fallecimiento, y cualquier otro bien que tuviera a su nombre, así como los datos personales del fallecido (legalmente denominado causante) y de todos los herederos.

Una vez realizado el impuesto, e impresos los correspondientes documentos de pago y anexos, debemos abonar la cantidad resultante, en el caso de que exista cantidad a abonar, y presentar el impuesto abonado junto a toda la documentación que acredite todos los datos incorporados a dicho impuesto, en la Oficina Liquidadora correspondiente al domicilio en el que el causante estuviere empadronado.

Nos encontramos ante una serie de trámites arduos y complejos, es por ello por lo que ponemos a vuestra disposición los servicios de Celdrán Abogados en materia de tramitación y liquidación de Impuesto de Sucesiones para ayudaros a que en esos momentos delicados solo estéis centrados en lo verdaderamente importante y no tengáis que preocuparos de lo innecesario.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *